Unidad Medicina Integrativa

    Plasma

Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

Consideramos esta técnica como parte de Medicina Regenerativa.
La bioestimulación con plasma rico en plaquetas (PRP) es un procedimiento autólogo, es decir , que se realiza con sangre extraida del propio paciente y centrifugada para extraer los factores de crecimiento.


Uso Estético

Con esta técnica se intenta mejorar las señales propias del envejecimiento cutáneo en las áreas tratadas mediante microinyecciones. Estimulando la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico.
No tiene alergias ni reacciones de incompatibilidad, lo que hace que sea un proceso seguro.
Debe realizarse atendiendo a unas normas de seguridad y bajo control de un médico especialista en la práctica y manipulación de material biológico.
Puede ser usado de forma preventiva (pieles jóvenes) o como restitutivo (pieles envejecidas).
Atendiendo a la normativa del Ministerio de Sanidad, tras el historial médico se requerirá al paciente un análisis de sangre completo para descartar patología infecciosa o cualquier enfermedad existente. En el caso de determinados problemas la técnica puede estar contraindicada,como es el caso de infección cutánea, dermatitis o acné.
La técnica tiene un protocolo individualizado según el paciente, su inestetismo a tratar y si se acompaña o no de otras técnicas de medicina estética (mesoterapia, IPL, peelings, radiofrecuencia, rellenos faciales). Lo habitual es hacer varias sesiones, 2 veces al año, con el fin de mantener activa la regeneración del tejido.
Después del tratamiento la piel puede estar ligeramente eritematosa, alguna molestia debido a los pinchazos y algún hematoma. Siendo imprescindible el protector solar.
Se puede realizar en cualquier época del año.
Existe una respuesta inmediata, el primer efecto aparece a los 2 días, se nota un aumento en la iluminación de la piel y mayor tersura;otra tardía, a los 20 ó 30 días, aparece el aumento de tensión y la mejoría en manchas y flacidez.


Uso Médico

Las plaquetas que fluyen en la sangre están repletas de factores de crecimiento, con capacidad de acelerar la reparación de los tejidos generando procesos de reparación y restauración celular.
El PRP es actualmente el procedimiento más utilizado en el mundo entero para el tratamiento regenerativo de lesiones articulares y tendinosas como epicondilitis, tendinitis rotuliana, condromalacia rotuliana, pubálgia, esguinces crónicos o lesiones musculares.
Tras la aplicación, el paciente tendrá una respuesta inflamatoria en la zona tratada, y esta reacción es positiva porque va a ser la que origine la regeneración.